jump to navigation

Alebrijes y disfraces octubre 28, 2010

Posted by viajandoandamos in celebración, Ciudad de México, comida, cultura, Destinos, diversión, manualidades, Mexico, mundo, tradiciones, vida.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
2 comments

Los alebrijes gigantes, el Día de los Muertos, las ofrendas, las flores de cempaxúchitl, los altares, los disfraces de Halloween, las calabazas, los dulces, los panes de muertos, las decoraciones para la celebración del centenario de la Revolución el día 20 de noviembre, el altar gigante en el zócalo, las Nochebuenas que empiezan a salir, las tardes que empiezan a enfriar, las hojas que empiezan a caer, las frutas de la temporada invernal, las piñatas, las calaveritas, y muchas más cosas hacen que el ambiente esté lleno de fiesta, de tradiciones , de festejos y alegría. Las tradiciones son divertidas y coloridas en la ciudad, y según nos reporta el periódico resulta que en el zócalo hay varios atractivos montados tanto por el gobierno federal a través de la SEP como por el gobierno local del DF. Los turistas están encantados tomando fotos y comprando artesanías.

Las flores de otoño octubre 13, 2009

Posted by viajandoandamos in celebración, Ciudad de México, cultura, Destinos, diversión, membresía, Mexico, viajes, vida.
Tags: , , , , ,
1 comment so far

En realidad nos desviamos un poco dFlor de Nochebuenael tema el cual en un principio era acerca de la vegetación que en México nos va indicando las diferentes temporadas. La calabaza y las flores de cempasúchil nos indican que es octubre y así es como nos vamos dando cuenta de sus diferentes temporadas. Así como hay plantas como las buganvilias y las margaritas que por lo afortunados que somos nos florecen todo el año así también tenemos las flores de cempaxúchitl que sólo florecen en esta época y las Nochebuenas que empiezan a florecer ahora y a finales de diciembre o enero se vuelven unas ramas sin hojas y sin flor. Total que en octubre empezamos a saber que se acerca el invierno no por los días más fríos ni porque hay que sacar los abrigos, sino porque la vegetación empieza a cambiar. Somos muy afortunados de no tener en la Ciudad de México los climas extremos que tienen en el norte del País.